Más

 Más

 

 Más

Constelaciones Familiares con enfoque ericksoniano

Son una forma de psicoterapia que nos conecta con el alma familiar y que nos permite visualizar a nuestra familia de manera simbólica para entender el origen profundo de nuestras actitudes y dificultades a nivel corporal, emocional y de relaciones humanas.

Este método permite mover nuestras imágenes familiares interiores que todos tenemos y que son determinantes para nuestra vida diaria. Como trabaja muy en lo profundo de nuestra alma, un pequeño movimiento provoca grandes movimientos hacia la vida. Este pequeño movimiento en una constelación sigue teniendo efectos en el Alma aún después de mucho tiempo, automáticamente. En las Constelaciones Familiares se muestra el profundo poder de conexión que cada persona tiene con su familia en una o varias generaciones: hermanos, padres, abuelos, bisabuelos, choznos, ancestros; así como con las personas que han sido afectivamente significativas en la vida de la familia. Así es como nos vinculamos entre sí con amor y lealtad a nuestra familia. A partir de este trabajo se ha encontrado que lo que una generación deja sin resolver, será la siguiente generación la que inocente e inconscientemente trate de resolverlo, quedando atrapadas en temas o asuntos que no son en realidad su responsabilidad; sin embargo, aquí es en donde la terapia ericksoniana entra de lleno para reencuadrar y transformar esas creencias que hasta ahora habían estado limitando, para ahora mejor facilitar las relaciones y el flujo natural de la vida, siempre basado en el bienestar.

En el trabajo de constelaciones familiares partimos de ciertos principios básicos que son los que guían todo el trabajo del terapeuta o facilitador en una constelación ellos son:

1. Todos pertenecemos a una familia y su sistema familiar

2. Todos tenemos el derecho de pertenecer a un sistema familiar, pero disfrutando y comprendiendo que cada quien es quien es. Cuando alguien realiza su constelación familiar nos interesa saber muy poca información, esto hace que el consultante no tenga que dar detalles que puedan hacerlo sentir incómodo.

¿Cómo se trabaja?

La mecánica de las constelaciones familiares es muy fácil y sencilla. Se necesita solamente un grupo de consultantes o una sesión de trabajo interior (constelación individual). Un consultante del grupo elige a cualquier otra persona del grupo, para que funcionen como "representantes" para aquellas personas que integran su sistema familiar actual o de origen, incluyendo un representante para sí mismo.

Consciente e intuitivamente, el consultante coloca a estos representantes en un espacio libre y los enfoca en una dirección determinada. Los participantes que sirven poniéndose al servicio del sistema de la persona que consulta como representantes de miembros de una familia, expresan los sentimientos y sensaciones que reflejan auténticamente a quienes representan (y esto sucede obviamente sin haberlos conocido previamente). A partir de aquí, se buscará conseguir la sintonía en el sistema, generando una nueva imagen interior.

Es importante señalar que durante cada sesión se trabaja con técnicas ericksonianas, siendo un trabajo protegido donde se busca que cada movimiento sea lo más cómodo posible , llegando a buen puerto y dejando a cada miembro del grupo más fortalecido; resolviendo, construyendo y encontrando nuevos caminos, o confirmando los caminos con corazón en los que ya está viviendo. Esta nueva imagen, al igual que la antigua que tuvo, tendrá consecuencias en la realidad de cada día, en una palabra, en su realización personal.

¡Es una experiencia única que todos tenemos derecho a vivir!.